Dando mantenimiento a balatas en mal estado

Uno de los sistemas más importantes del automóvil es el de frenos, mediante el cual el conductor puede reducir la velocidad a la que se desplaza el automóvil y detenerlo de ser necesario.

Debido a su importancia, la eficiencia del sistema de frenado es esencial para el buen funcionamiento del vehículo, para proveer a los pasajeros la seguridad y la confianza necesaria a la hora de abordar un automóvil.

Las balatas son un componente del sistema de frenos hidráulicos, especialmente de los frenos de discos. Si deseas conocer qué es la balata, cómo funciona, la influencia que tiene en el buen funcionamiento del automóvil, y las fallas más comunes, quédate en este artículo donde explicaremos todo lo referente a las balatas.

¿Qué son las balatas?

Mecánico revisando las balatas de un vehículo

Las balatas -o pastillas de frenos como también se le conoce-, son un elemento del sistema de freno de disco que, al ser presionadas por el pistón en la pinza de frenos, entra en contacto de fricción con el disco de frenado unido a la rueda.

Es una pasta con una base metálica que entra en fricción con el disco durante la frenada.

Se pueden encontrar en distintos tamaños y son fabricadas en diferentes materiales, pero siempre tendrán la misma función, generar fricción entre ellas y el disco de freno, para frenar o detener el automóvil.

¿Para qué sirven?

En conjunto con el resto de los elementos del sistema de frenos, sirven para reducir la velocidad o detener el automóvil cuando el conductor lo requiera.

Entran en acción cuando el usuario ejerce presión sobre el pedal de freno y el cilindro maestro o la bomba, inyecta presión en el líquido de frenos para que este empuje los pistones.

Los pistones empujan las balatas hacia el disco de freno, generando fricción entre las balatas y el disco logrando así la frenada. Una vez que el conductor deja de ejercer presión sobre el pedal de freno, la presión en el sistema de freno baja, las balatas se separan del disco y finaliza la frenada.

Tipos de balatas

Las balatas o pastillas se pueden clasificar según la disposición en el automóvil y según el material a partir del cual están elaboradas.

  • Delanteras. Suelen ser un poco más grandes, ya que el automóvil requiere de una mejor eficiencia de frenada, en la parte delantera porque es donde se encuentra la mayor cantidad de peso y por el sentido en el que desplaza.
  • Traseras. Una gran parte de los automóviles actuales montan tambores de freno en la parte trasera, pero si el caso es de frenos a disco en las cuatro llantas, las pastillas traseras serán más pequeñas, ya que la frenada de la parte trasera del vehículo es menos exigente.
  • Orgánicas. Son balatas fabricadas de compuestos y fibras que nos son metálicas, a las que se les agrega modificadores de fricción a base de grafito o metales en polvo. Estos agregados contribuyen a la reducción de ruido, pero también la transferencia de calor.
  • Semimetálicas. Son elaboradas a partir de la aleación de metales como el hierro, el cobre o el acero con componentes orgánicos. Esta mezcla las hace más fuertes y duraderas, capaces de soportar altas temperaturas.
  • Metálicas. Son fabricadas netamente a partir de metales, pero en la actualidad casi no se emplean ya que se considera tecnología obsoleta.
    Sintéticas. Son creadas a partir de fibra de vidrio y también se les conoce como balatas de cerámica. Además de la fibra de vidrio, cuenta con material sintético llamado aramida, que las hace más ligeras, resistentes y con una gran capacidad para transmitir el calor, características que las convierten en las balatas más eficientes del mercado.

¿Cómo detectar que necesito un cambio de piezas?

Existen una serie de síntomas que pueden indicar que es necesario el cambio de las balatas. Estos síntomas pueden ser:

  • Ruidos fuertes y molestos al frenar, como chirridos o como del roce de metal contra metal.
  • Vibraciones del automóvil, del volante o del pedal de freno, durante la frenada o cuando alcanzamos altas velocidades.
  • Exceso de calor y mal olor cerca de la rueda al frenar.
  • Si el pedal de freno se encuentra muy duro o muy flojo.
  • Si el vehículo tira o jala hacia un lado durante la frenada.

Todos estos son síntomas que indican que es necesario sustituir las balatas por unas nuevas. También puedes consultar el manual, aunque como norma general, deben cambiarse entre los 40.000 y 50.000 kilómetros. En algunos casos las balatas sintéticas tienen una vida útil de hasta 70.000 kilómetros.

¿Cómo mantenerlas en buen estado?

Es sumamente importante mantener el sistema de freno de la mejor forma posible, incluyendo las balatas. Para mantenerlas en condiciones óptimas de funcionamiento, debemos seguir los siguientes consejos:

  • Seguir buenos hábitos de conducción. No conducir de forma brusca, ni dar frenadas rápidas muy seguidas.
  • Ayudarnos con el cambio de marcha para reducir el uso de los frenos.
  • Revisar periódicamente el nivel del líquido de frenos, para mantenerlo en el nivel adecuado.
  • Realizar una revisión en las balatas por lo menos cada 10.000 kilómetros.
  • Evitar charcos al conducir para evitar que se deformen las balatas o el disco de freno.

Siguiendo estos consejos podrás mantener las balatas en buen estado.

Balatas para automóviles y motocicletas

Bien sean para automóviles o motocicletas, las balatas tienen los mismos propósitos y están fabricadas de la misma forma. En las motocicletas son de menor proporción pero igual de eficientes. Al final, lo que deseamos es obtener una frenada segura y eficiente.

En GRUPO HERRES contamos con un amplio catálogo balatas, zapatas y discos de freno que cubren las aplicaciones automotrices más importantes.

Mesa con diferentes tipos de balatas y un automóvil de fondo
  • Balatas automotrices
  • Balatas cerámicas automotrices
  • Zapatas de freno
  • Discos de freno
  • Discos de freno de dos piezas
  • Sensores de desgaste para vehículos

Manejamos balatas para marcas como Nissan, Chevrolet, Toyota, Dodge, Jeep, Ford, Fiat, Suzuki, VW, Peugeot, Fiat, BMW, Mini, Audi, SEAT, Renault, Land Rover, Volvo, Mercedes Benz, Mazda, Mitsubishi, Alfa Romeo, Porche y balatas cerámicas para Chevrolet, Nissan, Honda, Toyota, Ford y Dodge.

Además, encontrarás con nosotros discos de freno de dos piezas para vehículos de marca BMW y sensores de desgaste para vehículos de marcas BMW, Audi, VW, Mini, Porsche, Jaguar, Mercedes Benz, Land Rover y Ford.

La importancia de revisar el sistema de frenos

Revisar periódicamente el sistema de frenos incluidas las balatas, es lo más recomendable para poder garantizar una frenada segura y eficiente. Montar repuestos originales o los de mayor prestigio, significa un ahorro económico a futuro y la tranquilidad del conductor y los usuarios.

¿Deseas asesoría personalizada al cambiar tus balatas? Nosotros te ayudamos. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *